Brigitte Bardot sobre Macron: su falta de empatía se puede ver en el frio acero de sus ojos

BB en los años 60

La actriz francesa Brigitte Bardot, que fuera indiscutible icono francés de los años 50 y 60 y hoy reconocida activista por la libertad de expresión y el buen trato a los animales, ha pedido a sus seguidores en un reciente twitter  no votar por Macron.

No es la primera vez que Briguitte Bardor muestra su apoyo a Marine Le Pen o a sus propuestas. En una extensa entrevista a Le Figaro el pasado mes de enero, declaraba:

Se dice que está cercana al Frente Nacional. ¿Es verdad?

Soy muy patriota. Me educaron mi padre y mi abuelo, que habían luchado por Francia, y me inculcaron el amor a mi patria. No me siento orgullosa de lo que es Francia hoy en día...No soy fascista, como tampoco lo es Marine Le Pen.

¿Está de acuerdo con sus ideas?

Marine Le Pen tiene la voluntad de volver a encarrilar Francia, de reponer sus fronteras y volver a dar prioridad a los franceses.

Como activista de la libertad de expresión, la actriz, de 82 años ha sido condenada en múltiples ocasiones por "incitación al odio racial". Así relata y justifica Michèle Finck, profesora universitaria francesa las necesarias correcciones de amor contra Brigitte Bardot:

El primer delito por el que Bardot fue condenada en 1997, fue por usar una columna en un periódico quejándose de la "sobrepoblación  extranjera" en Francia. En 200 fue condenada por haber escrito en su libro La Plaza de Pluto que " mi país, Francia, mi patria, mi tierra, está de nuevo siendo invadida por una sobrepoblación extranjera, especialmente musulmana". En 2004 fue condenada. En 2004 fue condenada por haber publicado otro libro, Un llanto en silencio, en el que establecía una relación generalizada entre el Islam y los atentados terroristas del 11 de septiembre de 2001 y de nuevo argüía que la inmigración estaba llevando a "islamización de Francia". En 2008 fue de nuevo condenada por enviar una carta, luego filtrada a la prensa, a Nicolas Sarkozy entonces Ministro del Interior, en la que refiriéndose a la población francesa musulmana, "nos lleva a rastras por donde ellos quieren y nos destruyen a nosotros y a nuestro país."

La profesora francesa acaba su relato poniendo en mayúsculas la siguiente opinión:

Creo que estas condenas estaban justificadas. Esta serie de casos ilustran que, a pesar de que el derecho a la libertad de expresión merece ser protegido, no debe usarse para incitar el odio contra un grupo de personas. La libertad de expresión no debe invocarse para legitimizar comentarios islamofóbicos.

Este periódico ha tratado de ponerse en contacto sin éxito con la profesora Finck para preguntarla si, en su opinión, deberían prohibirse también todas las manifestaciones, libros discursos, canciones...etc comunistas que proclaman que el "odio de clase" a los capitalistas y a los burgueses es una virtud revolucionaria y si, en consecuencia, debería también  procesarse a quienes escriban, canten, digan o coreen consignas de ese tenor.

Impertinentes recomienda

 

AYÚDANOS A INFORMAR